fbpx
  • Inicio
  • Derecho Tributario
  • Cómo no pagar el impuesto sobre la renta personal para empleados diplomáticos y consulares

Cómo no pagar el impuesto sobre la renta personal para empleados diplomáticos y consulares

come non pagare irpef consolatoAdvertencia: este artículo no pretende proporcionar medios de engaño al pago del IRPF, sino únicamente representar los derechos y herramientas a disposición del contribuyente y del abogado.


El artículo 2 de la Ley del impuesto sobre la renta consolidado (T.U.I.R.) establece que las personas físicas están sujetas a impuestos italianos en función de su residencia, independientemente de su nacionalidad.

Sin embargo, este principio general está exento de algunas normas especiales que prevén la exención, en favor del personal empleado para misiones diplomáticas, de todos los impuestos y derechos.

Se hace referencia, en particular, a los miembros y empleados de embajadas, consulados, etc., (así como a sus familiares) que, limitados a los ingresos percibidos en el desempeño de sus funciones, están exentos de todos los impuestos y derechos (en particular con respecto a IRPEF y adiciones relacionadas).

En primer lugar, el artículo 49 de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares de 24.4.1963 deroga la regla general.

Empleados diplomáticos y consulares exentos del pago del Irpef


Según esta disposición, los empleados y funcionarios consulares, así como los miembros de su familia, aunque residan fiscalmente en Italia, están exentos de todos los impuestos y derechos (incluidos los impuestos personales, inmobiliarios, estatales, regionales y municipales).

Sin embargo, como se anticipó, la exención solo se refiere a los ingresos recibidos en el desempeño de sus funciones.

Por tanto, las rentas derivadas de actividades o inversiones vinculadas de alguna forma al ámbito "privado" quedan fuera del ámbito de aplicación de la ley.

En otras palabras, las inversiones financieras, los ingresos de las participaciones y todos los demás activos mantenidos fuera de la oficina, que están sujetos regularmente a la autoridad fiscal italiana, no están exentos de la exención.

Bueno, en tiempos muy recientes, una Comisión Fiscal Provincial (de Milán) se ha pronunciado al respecto.

Aprovechando el artículo 49 de la Convención de Viena, afirmó que:


"Los empleados de las representaciones diplomáticas y consulares de estados extranjeros, con residencia fiscal en Italia, no tienen que descontar los impuestos sobre los ingresos pagados por la representación diplomática donde están empleados". (CTP Milán, sentencia de 22/10/2020 n. 1932/7).


Los jueces lombardos basan su decisión tanto en la citada Convención de Viena como en la legislación interna italiana (artículo 4, párrafo 2, Decreto Presidencial No. 601/1973), concluyendo en el sentido de otorgar la exención del IRPEF a los empleados de las representaciones diplomáticas. y consular, incluso si tiene residencia fiscal en Italia.
Sin embargo, debe recordarse que la exención del impuesto sobre la renta de las personas físicas se aplica solo en presencia de dos condiciones:

  1. El primero es el de la reciprocidad, por lo que la exención también debe establecerse en el otro Estado para los funcionarios italianos allí presentes;
  2. el segundo, exige que los empleados de las representaciones extranjeras no sean ciudadanos italianos ni pertenezcan a la República Italiana.

Recurso para la cancelación de la evaluación del Irpef para empleados consulares y diplomáticos

La sentencia fue emitida por la CTP de Milán sobre la base del recurso de casación interpuesto para la anulación de la tasación por parte de la Agencia Tributaria por un Abogado Fiscal.
La empleada del Consulado de su Estado en Italia, a través de su abogado, solicitó cancelar los avisos de tasación por no haber presentado la declaración de impuestos a efectos del IRPEF.

Pues bien, según los jueces, es una "prueba palpable" que el artículo 49 de la Convención de Viena representa una fuente especial de legislación en derogación de la legislación nacional en materia tributaria.

Esta derogación, en particular, se basa en una exención de impuestos que está estructuralmente relacionada con los datos de la ciudadanía extranjera del funcionario.
Esto explica por qué la excepción también se aplica cuando el funcionario, posiblemente con su familia, reside a efectos fiscales en Italia.

Por otra parte, tal y como establece la ley y según lo previsto en el punto 1, la exención tributaria opera limitada a las rentas que perciba el funcionario en el desempeño de la cesión, mientras que las rentas vinculadas o derivadas de su ámbito privado quedan excluidas de la franquicia. régimen, como inversiones inmobiliarias, por ejemplo.

De hecho, de conformidad con el artículo 49, titulado "exención de impuestos", "los funcionarios consulares, los empleados consulares y los miembros de su familia que vivan en su hogar común están exentos de todos los impuestos y derechos personales o reales, nacionales, regionales y municipales, excepto:

a. los impuestos indirectos de naturaleza ordinaria incorporados a los precios de los bienes o servicios;
B. impuestos y derechos sobre bienes inmuebles privados ubicados en el territorio del Estado de residencia, con sujeción a lo dispuesto en el artículo 32;
C. los derechos de sucesión y mutación recaudados por el Estado de residencia, con sujeción a lo dispuesto en el inciso b del artículo 51;
D. impuestos y derechos sobre la renta privada, incluidas las ganancias de capital, que se originan en el país de residencia, y los impuestos sobre el capital que gravan las inversiones realizadas en empresas comerciales o financieras ubicadas en el país de residencia;
es. impuestos y tasas recaudados en remuneración por servicios particulares prestados;
F. Los derechos de registro, registro, hipoteca y timbre, con sujeción a lo dispuesto en el artículo 32.
2. El personal de servicio está exento de impuestos y tarifas sobre los salarios que recibe por sus servicios.
3. Inversiones financieras, etc., rentas que permanezcan sujetas a la tributación prevista por la legislación tributaria del Estado "receptor".

Además, la legislación fiscal italiana también apoya este efecto: de hecho, el artículo 4 del Decreto Presidencial núm. 601/73, establece que:

"Las rentas de embajadores y agentes diplomáticos de estados extranjeros acreditados en Italia, derivadas del ejercicio de su función, están exentos del impuesto sobre la renta de las personas físicas y del impuesto sobre la renta local. La exención establecida en el párrafo anterior también se aplica a condición de reciprocidad a los cónsules, agentes consulares y empleados de representaciones diplomáticas y consulares de Estados extranjeros, que no sean ciudadanos italianos o italianos que no pertenezcan a la República ".

Por tanto, es evidente que la exención, que está sujeta a condiciones de reciprocidad, también está condicionada al hecho de que estos sujetos no sean ciudadanos italianos y no pertenezcan a la República Italiana.


Pago del impuesto sobre la renta no adeudado

En conclusión, según la Comisión Tributaria, el ciudadano extranjero que no tenga otros ingresos personales, aunque resida fiscalmente en Italia, no tendrá que pagar impuestos sobre la renta.


En el presente caso, por tanto, la demandante fue considerada exenta del pago del impuesto sobre la renta pagado por la representación diplomática de referencia y esto no solo en virtud de la citada Convención de Viena de 1963, sino también de conformidad con la legislación interna italiana, de la en el artículo 4, párrafo 2, del Decreto Presidencial 601/1973.
Además, como señalaron los jueces, en el caso en cuestión existían todas las circunstancias adecuadas para demostrar que la demandante no había omitido ilegalmente la declaración de impuestos a efectos del IRPEF.

Por supuesto:
1) desde su entrada en Italia, la demandante se había ocupado únicamente de las actividades relacionadas con la puesta en marcha de una nueva oficina consular (Argentina en Milán, denominada "Oficina Comercial del Consolato Argentino");
2) hubo una declaración del Cónsul General destinada a constatar que la Señora se desempeñaba como empleada consular desde 1979;
3) hubo otra declaración según la cual los sueldos por el desempeño de funciones como empleado consular están comprendidos en el ámbito de aplicación de la Convención de Viena.
4) se atendió que los sueldos directos del personal contratado en el Consulado Argentino en Milán son pagados directamente por el Estado argentino con fondos asignados del presupuesto de ese Estado y destinados exclusivamente a misiones consulares en el exterior.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, los jueces concluyen, por tanto, que:

"Por lo tanto, no se puede argumentar que la demandante, con ciudadanía argentina de nacimiento, omitió la declaración de impuestos para efectos del IRPEF, considerando la fuente extranjera de los salarios percibidos, pagados a ella como funcionaria consular y no sujeta a tributación en Italia como son proporcionados por el Consulado Argentino, per se exentos y / o excluidos por estatus ".


Para conocer la posibilidad de cancelar liquidaciones fiscales o solicitar asesoramiento previo, contáctenos para un presupuesto de la asistencia de un Abogado Fiscal.




 Via Magnagrecia 39 - Roma
 (+39) 349 40 98 660
segreteria@studiobuccilli.com
www.studiobuccilli.com